Saltar al contenido
The Good Veggie

Bollos Veganos Fáciles con Melocotón

Se supone que los bollos tienen su origen en el año 1500 en Escocia. Después, Ana, duquesa de Bedford, que los degustaba a la hora del té, los popularizó en Inglaterra.

Siguen siendo populares en el Reino Unido y ahora se pueden encontrar en cafeterías y pastelerías de todo el mundo. Es poco probable que encuentres alternativas sin gluten, pero tu propia cocina es un lugar estupendo para empezar.

bollos veganos de melocotón

Bollos de melocotón: Cómo hacerlos

Debido a la combinación precisa de harinas sin gluten, estos bollos de melocotón son crujientes por fuera y delicados por dentro (lo hemos conseguido con nuestros bollos de arándanos sin gluten). Sin embargo, si no es sin gluten, pensamos que la harina de uso general sería igual de buena (consulte esta receta para obtener orientación).

La mantequilla vegana les da un toque hojaldrado y mantecoso (o el aceite de coco). Se mezcla con los ingredientes secos hasta que sólo quedan pequeñas partículas, dando a cada bocado una textura escamosa.

El resto de componentes son leche sin lácteos y huevos de lino para la estructura, una pequeña cantidad de azúcar de caña para el dulzor, y sal y vainilla para el sabor. 

Masa de bollos con melocotones picados

Los melocotones añaden la cantidad justa de sabor dulce, ácido y afrutado a los bollos, haciéndolos muy únicos. Cuando son de temporada y están uniformemente tiernos y maduros, están en su mejor momento.

Los melocotones demasiado maduros pueden deshacerse y añadir líquido a los bollos, mientras que los melocotones poco maduros serán menos sabrosos y crujientes.

En una tabla de cortar de madera, dar forma a la masa de bollos de melocotón

Después de mezclar todos los ingredientes, damos forma a la masa en un disco y la cortamos en triángulos para conseguir la forma icónica de los bollos.

Consejo profesional: Si la masa se pega al cuchillo, pásalo por agua o límpialo con un paño húmedo entre rebanada y rebanada. Si prefiere bollos con forma de galleta, puede utilizar un cortador de galletas redondo y ancho.

Sobre una tabla de cortar de madera espolvoreada, extendemos la masa de bollos de melocotón

Por último, horneamos los bollos hasta que estén dorados y los rociamos con un glaseado de vainilla opcional para trasladarlos a la maravillosa tierra de los postres.

Bollos de melocotón con rejilla para enfriar y sin gluten

¡Esperamos que estos scones de melocotón os gusten tanto como a nosotros!

Son ideales para el desayuno, el brunch, la merienda o un postre más saludable. Son especialmente sabrosos cuando se sirven con una taza de café o té.

bollos veganos de melocotón 2

Ingredientes

ingredientes

  • 12 cucharadas de harina de linaza
  • 60 mL de leche sin azúcar 22 mL de agua (nosotros utilizamos leche de almendras)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)
  • Harina de almendras, 140 g (si es sin frutos secos)
  • Fécula de patata, 120 g (no harina de patata)
  • 45 g de harina de avena
  • 12 cucharaditas de levadura en polvo 2 12 cucharaditas de levadura en polvo
  • 38 g de azúcar de caña ecológico (puede sustituirse por azúcar de coco, pero el resultado será menos crujiente y de color más marrón)
  • un cuarto de cucharadita de sal
  • 42 g de mantequilla vegana (o aceite de coco a temperatura ambiente – debe ser apta para su uso, no líquida ni congelada)
  • 125 g de melocotones picados (lo ideal es que sean frescos; descongelar y escurrir el líquido si se usan congelados o enlatados)

Opcional: GLASEADO DE VAINILLA

  • 112 g de azúcar en polvo ecológico tamizado 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
  • 15-30 ml de leche no láctea

Elaboración

elaboracion

  1. Precaliente el horno a 200 grados C y engrase una bandeja para hornear. Retire de la ecuación.
  2. SCONES: Para hacer el huevo de lino, bata la harina de linaza y el agua en un recipiente pequeño. Deje que se gelifique durante unos minutos después de remover. Después, añadir la leche sin lácteos y el extracto de vainilla (opcional).
  3. Añade la harina de almendras, la fécula de patata, la harina de avena, la levadura en polvo, el azúcar de caña y la sal en un recipiente más grande aparte.
  4. Cortar la mantequilla vegana fría en cubos y mezclarla con el resto de los ingredientes secos. Cortar la mantequilla en los ingredientes secos con un tenedor o un cortapastas hasta que solo queden pequeños trozos.
  5. Añadir la leche sin lácteos y la combinación de lino a los ingredientes secos y batir con una cuchara de madera hasta que todo esté incorporado.
  6. A continuación, añada con cuidado los melocotones en rodajas hasta que se distribuyan uniformemente. La humedad de los melocotones ayudará a ligar aún más la masa. Si se utilizan melocotones más maduros, la masa estará más húmeda, mientras que si se utilizan melocotones más duros y menos maduros, estará más seca. La masa debe estar uniformemente húmeda pero no demasiado pegajosa. Si la masa está demasiado desmenuzada, añada una cucharada de leche sin leche cada vez hasta que deje de estarlo. Si está demasiado húmeda o pegajosa, añada una cucharada de harina de almendras cada vez.
  7. Pasar la masa a una superficie enharinada con avena o almendra y dar unos golpecitos suaves. Formar un disco con una altura de 3/4 a 1 pulgada. Cortar el círculo en 6 cuñas (u 8 para bollos más pequeños) y colocarlas en la bandeja del horno con cuidado, separándolas uniformemente. Opcional: para una corteza más dulce, espolvorear con un poco más de azúcar de caña orgánica.
  8. Hornear durante 18-22 minutos, o hasta que se doren los bordes. Dejar enfriar completamente en el molde antes de servir.
  9. GLASEADO DE VANILLA: En un bol, bata el azúcar en polvo ecológico tamizado, la esencia de vainilla y la leche sin lácteos de su elección para hacer un glaseado vertible. Si la salsa es demasiado espesa, dilúyala con más leche sin lácteos.
  10. Añada más azúcar en polvo si la mezcla es demasiado fina. Una vez que los bollos se hayan enfriado, rocíe el glaseado sobre ellos. En 30 a 1 hora, el glaseado se endurecerá.
  11. Servir con mantequilla vegana y una taza de té tal cual o con mantequilla vegana y una taza de té. Es mejor servirlos el mismo día, pero se pueden calentar en un horno tostador o en un horno normal a 180º durante unos minutos al día siguiente (o disfrutarlos a temperatura ambiente). Las sobras se pueden guardar a temperatura ambiente hasta 3 días o en el congelador hasta 1 mes una vez que se hayan enfriado totalmente.

¿Nos ayudas a compartir?

Griselda Cisneros Tirado
Últimas entradas de Griselda Cisneros Tirado (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Don`t copy text!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Política de cookies (UE)